Emisores Térmicos

La última actualización fue el:11/01/2018 22:17

Guía para comprar un emisor térmico

¿Qué es un emisor térmico?

Los emisores térmicos están formados por un cuerpo construido en aluminio inyectado, con un perfecto diseño a fin de que la trasferencia de calor sea perfecta. Los emisores térmicos son un género de calefacción fija que marcha conectándose a la red eléctrica. Son programables y marchan repartiendo el calor gradualmente.

¿Por qué comprar un emisor térmico?

Efectúan un gasto menor que cualquier otro sistema de calefacción eléctrico en tanto que precisan un treinta por ciento menos de potencia, y por ende, de consumo. Además de esto, son eficaces, en tanto que pueden sostener el calor a lo largo de una hora más o menos desde el instante en que deja de funcionar.

Otra característica esencial de este sistema de calefacción es que son aparatos que llevan un termostato electrónico programable. Cada emisor puede tener su temperatura. La regulación por habitación deja supervisar de forma eficaz su consumo eléctrico. Se aconseja una temperatura entre 20º y 22º en pleno funcionamiento (temperatura confort). Y si no se está en casa o bien es a la noche dejarla entre 15º y º17º.

Ahora viene el interrogante del millón de euros ¿Cuál me conviene?. Todo depende de las necesidades que tengas y de donde estés situado geográficamente. O sea, no es exactamente lo mismo estar en casa todo el día que tan solo unas horas. Como tampoco no es exactamente lo mismo vivir en Ávila que en Córdoba.

¿Qué tipos de emisores térmicos hay?

Emisores térmicos secos

Los emisores térmicos con tecnología seca están construidos con un cuerpo de aluminio de extrusión y una placa de mica como elemento resistente. Dicha placa de mica forma un emparedado con el cuerpo de aluminio. Esto causa que el equipo tenga un desempeño inmejorable y una homogeneidad total de temperaturas en su superficie. Este diseño hace que la sensación de calor sea mayor, como la velocidad en el calentamiento al suministrar su calor por medio de un setenta y cinco por ciento de radiación y un veinticinco por ciento de convección. El calor va directo desde la resistencia. Dan calor al momento en tanto que se calientan de forma veloz. Indicados para un empleo progresivo de hasta 1 hora al día y estancias que requieran calentarse de forma rápida. Muy apropiados para estancias donde precisemos una respuesta rapidísima de confort.

Emisores térmicos fluidos

Los emisores térmicos con tecnología fluido, están construidos por un cuerpo de aluminio de inyección, el que tiene en su interior un fluido térmico caloportador de alta inercia térmica. El sistema cuenta con un núcleo resistente que deja que la homogeneidad de calentamiento y recirculación del fluido sean inmejorables. Son estancos al ciento por ciento y no precisan de ningún género de mantenimiento. La sensación de calor es muy agradable. Cuentan con un líquido interno que amontona el calor del aparato haciendo que, una vez apagado, prosiga calentando a lo largo de una hora más o menos. Son ideales para un empleo progresivo de entre 1 y cuatro horas al día y apropiados para instalaciones completas.La emisión de calor la efectúa mediante un setenta y cinco por ciento de radiación y un veinticinco por ciento de convección. Muy apropiados para instalaciones completas, donde empleemos los equipos para un sistema de calefacción integral de la residencia. Son más lentos que los transmisores con tecnología seca de mica, pero tienen mayor inercia térmica.

Emisores térmicos cerámicos

Los emisores térmicos cerámicos son los que mayor inercia térmica logran merced al material cerámico de su interior. Estos emisores prosiguen produciendo calor un tiempo tras haber alcanzado la temperatura deseada sin consumir electricidad. Su calentamiento es más lento, pero consiguen separar por más tiempo los encendidos y apagados. Su calor es directo, como los transmisores secos. Indicados para un empleo progresivo de más de cuatro horas al día y para cualquier clase de instalación.

¿Qué emisor térmico comprar?

Primeramente, debemos tomar en consideración su potencia, relacionada con los metros cuadrados. Si la estancia donde lo pondrás tiene menos de diez m2, es recomendable un emisor térmico de unos 800W. Con más de diez m2; 1000W de potencia. Y si son más de 20 m2, es más aconsejable uno de mil quinientos o bien dos mil vatios. En caso de que el cuarto fuera muy grande, asimismo puedes adquirir más de un emisor térmico y lograr aunar las dos potencias.

¿Qué ventajas tienen los emisores térmicos?

  • Es un sistema de calefacción limpio, comprometido con el medioambiente.
  • No contamina puesto que no usa ningún género de combustible.
  • No existe ningún género de combustión, humos, restos ni olores.
  • No precisan mantenimiento.
  • No precisan de revisiones como en otro género de instalaciones de calefacción.

¿Cuánto consume un emisor térmico?

La tecnología que incorporan estos aparatos lleva a cabo una gestión muy eficiente de la energía ya que incorpora un cuerpo de aluminio de inyección/extrusión, que transmite al ciento por ciento la energía generada. Ahorra dinero apagando el emisor térmico media hora antes de lo que tenías previsto, y verás como el calor residual dura mucho tiempo, tal y como si continuara encendido.

Consejos prácticos

  • Para no perder eficacia, no cubras el emisor ni lo utilices para tender la ropa.
  • Apaga el emisor por la noche y prográmalo solamente durante las horas que lo vayas a necesitar realmente y siempre 1º C menos de la temperatura deseada. No excedas los 21 grados.
  • Limpieza: bastará con pasar un trapo humedecido en agua con jabón. Además, hay modelos que están preparados para evitar que la pared se nos manche al calentarse el polvo que se acumula entre ambos.

 

También te puede interesar