Estufas A Gas

La última actualización fue el:13/01/2018 19:47

¿Qué es una estufa de gas?

Las estufas de gas son aparatos con un armazón metálico que tienen un espacio en su interior para que podamos introducir una bombona de gas butano. Generan el calor por medio de la combustión de un gas, normalmente butano, en un quemador que se encarga de efectuar la combustión.

¿Por qué comprar una estufa de gas?

Las estufas de gas suponen un ahorro si deseas calentar una habitación de forma rápida. El secreto está en saber qué estufa escoger. Y es que las estufas de gas butano tienen un desempeño genial, lo que a final de mes siempre significa un ahorro extra. Si bien cuando salían al mercado, las estufas de gas eran una compra poco común por el temor que daba el gas en casa, eso ha cambiado de manera notable.

Hoy día, es usual encontrarse con algún conocido/da que tenga su estufa de gas butano dispuesta para el invierno o no tenga una en caso de urgencia. El temor al gas natural o bien el gas butano es casi cosa del pasado. Hoy, adquirir una estufa de gas butano es algo absolutamente seguro. En Europa por ley las nuevas estufas deben llevar incorporados mecanismos de seguridad para asegurar nuestra protección.

En la práctica todos y cada uno de los modelos de radiadores de butano que hay en el mercado deben cumplir con una normativa exigente que garantice la seguridad en todo momento. Esto va desde supervisar el porcentaje de gas en el aire para apagarse de forma automática, hasta cerrar la salida de gas si advierte que la llama se ha apagado por cualquier motivo.

La existencia de accidentes es tan reducida como en otro modelo de estufa que puedas adquirir, así sea eléctrica, de leña, etc.. Si cumples las medidas básicas de seguridad en su empleo, vas a ver que es cien por ciento segura y que te va a permitir ahorrar dinero en un largo plazo de tiempo.

¿Cómo funciona una estufa de gas?

El funcionamiento práctico de las estufas de gas resulta bastante fácil. Independientemente la estética de cada estufa, con su diferente armazón y acabado, todas y cada una funcionan de la misma forma.

En el armazón de la estufa de gas, hay un espacio para poder introducir en su interior una bombona de gas con la que nutrir a lo largo del tiempo la llama de la estufa. Esta bombona, que cambia de tamaño dependiendo de la potencia y género de estufa en cuestión, se conecta con un quemador de gas que se ocupará de efectuar la combustión.

Una vez puesta la bombona de butano en la estufa, lo único que falta es ponerla en marcha a fin de que el quemador haga su trabajo. Con la llama ya en marcha, el butano comienza a quemarse así como el oxígeno del aire, produciendo calor para calentar toda la habitación de manera rápida.

Asimismo, se producirá mucha cantidad de vapor y dióxido de carbono, con lo que es esencial que exista ventilación en la habitación. Esto es esencial por diferentes motivos. Por una parte el incremento de vapor por el empleo de la estufa de gas va a crear humedad en el entorno y el dióxido de carbono, así como la disminución de oxígeno, puede ocasionar mareos. Singularmente en gente con inconvenientes de respiración y fumadores.

Verdaderamente esto es algo muy simple de solventar. Con tener un acceso a aire limpio que deje una pequeña corriente de aire para renovar el oxígeno, va a ser más que suficiente. Como norma, las estufas de gas butano están concebidas para ser utilizadas en espacios parcialmente grandes. Esto es, habitaciones de veinte metros cuadros en adelante, y que tengan una ventilación apropiada.

Si buscas una estufa para llevar al baño mientras te duchas, este modelo de radiador de gas NO es lo que precisas. En un caso así, un radiador eléctrico es considerablemente más seguro y apropiado por poner un ejemplo. Pero si precisas calentar rápidamente una habitación grande, entonces SÍ.

¿Qué tipos de estufas de gas podemos encontrar?

En el mercado podemos encontrar 3 tipos de estufas de gas:

Estufa de gas radiante: tiene un quemador infrarrojo de alto rendimiento que le da mayor potencia, alcanzando hasta 4.000 W. Deben ubicarse en una habitación que esté bien ventilada. Suelen consumir unos 300 gr. de gas a la hora y pueden calentar estancias de hasta 20 m2. Es aconsejable mantenerlas alejadas de niños y animales domésticos.

Estufa catalítica: El calor que emite, por medio de su panel catalítico por radiación, calienta los objetos e indirectamente el aire. Al no funcionar con fuego directo el riesgo de quemaduras es muy bajo. Tienen un consumo estimado de entre 140 y 200 gramos de gas por hora y están indicadas para habitaciones de hasta 25 m2.

Estufa de llama azul: Son las estufas de gas por convección. La ignición del gas es producida a una temperatura más elevada, lo que conlleva un consumo menor de combustible y una mayor emisión de calor. Cuentan con dos salidas de calor: frontal y superior, por donde calientan directamente el aire, lo que garantiza una temperatura equilibrada en todo el ambiente. Tiene un consumo de gas de unos 300 gramos por hora. Su potencia puede llegar a los 4.000 W, siendo suficiente para caldear habitaciones de hasta 35 m2. Son las más eficientes por que en función de su potencia son las que menor consumo tienen. Además, tienen una vida útil mayor que las demás estufas de gas.

¿Qué ventajas e inconvenientes tienen las estufas de gas?

De la misma manera que en el resto de calefactores, la calefacción de gas butano tiene sus inconvenientes y ventajas. Dependiendo del uso que le des, te va a ser rentable este modelo o bien prefieras uno eléctrico. Normalmente una estufa de gas butano tiene un costo más alto que una estufa eléctrica para calentar una habitación. Pero hay que tener en consideración que el costo de la electricidad es mayor a largo plazo.

De media, un radiador o bien una estufa eléctrica tiene un costo extra de más de un cuarenta por ciento equiparado con el consumo de gas butano a lo largo del mismo tiempo. En un largo plazo de tiempo, si la habitación es grande, es más rentable emplear una estufa de gas butano. Eso si, deberás guardar las bombonas de butano para su reposición y tener al menos otra de repuesto “por si acaso”.

¿Qué ventajas tienen las estufas de gas?

  • Son simples de desplazar de un lado a otro merced a sus ruedas.
  • Tienen un precio económico. Las podemos encontrar a partir de 55 € en adelante.
  • Grandes medidas de seguridad.
  • Combustible asequible equiparado con la electricidad.
  • Calienta una habitación rápidamente.
  • Fáciles de guardar cuando no se precisen.

¿Qué inconvenientes tienen las estufas de gas?

  • Crean humedad en tu ambiente. Por cada kilo de gas quemado, se producen 1,5 litros de vapor de agua al aire.
  • Hay que tener ventilación apropiada a fin de que el monóxido de carbono no cause que se apague de manera automática si es un modelo actual.
  • Es desaconsejable para habitaciones pequeñas o mal ventiladas.

¿Cuánto gasta una estufa de gas?

Vamos a cotejar el ahorro que supone utilizar un estufa de gas frente a una estufa eléctrica a fin de que puedas hacerte una idea práctica. Dejando cálculos a un lado para saber cuantos KW de energía tiene una bombona, te digo datos.

Una bombona de gas butano necesita más o menos, ciento cincuenta y nueve con setenta y cinco KWh para poder producir calor en nuestra casa. Tomando como referencia una bombona normal de doce kg y medio. El costo de la bombona está en unos catorce euros aproximadamente. Ya sabemos que el precio del butano puede variar algo de año en año. La cuestión es que con ese costo, un KWh sale a diez con noventa y cinco céntimos con todos y cada uno de los costos incluidos en ese coste.

Por su parte, la electricidad en mi caso está en dieciséis con ochenta céntimos de euro el KWh. Dependiendo de la hora y la tarifa, esto puede cambiar en tu caso y también interesarte más una estufa eléctrica. Pero si tienes una tarifa energética normal, cuando vayas a emplear la estufa eléctrica va a ser cuando más costoso te resulte, por el hecho de que todo el mundo, va a estar empleándola al mismo tiempo.

¿Qué consejos de seguridad debemos seguir con las estufas de gas?

  • Es necesario mantener una distancia de seguridad entre la estufa y otros elementos como cortinas o muebles de en torno a los 50 cm, como también mantenerla alejada de materiales fácilmente inflamables.
  • Se deben situar fuera del alcance de niños y animales domésticos.
  • Debemos ventilar la habitación donde se coloque la estufa de gas. Con 10 ó 15 minutos de ventilación bastará para disipar la concentración de CO2.
  • Evitar quedarse dormido mientras la estufa esté en funcionamiento.
  • Debemos apagar la estufa antes de irnos a dormir.
  • No están indicadas para espacios menores de 10 m2 ya que detectarían en seguida una alta concentración de CO2 y se apagarían.

Conclusión

Cuando debemos adquirir una estufa de cualquier clase, debemos tomar en consideración el tamaño de la habitación en la que se vaya a emplear. Si además de esto es una de butano, la ventilación ha de ser algo imprescindible para poder utilizarla de forma segura puesto que precisarás que se renueve el oxígeno quemado en la combustión.
Si la ventilación es buena, el factor que queda por tener en consideración es el tamaño de la sala.

También te puede interesar